¿Por qué se llama Perú Perú?

A principios del siglo XVI, cuando el Viejo Mundo reclamaba el Nuevo Mundo, llegó una nueva palabra para describir las ricas tierras del Imperio Incaico. Mientras los Incas luchaban y finalmente no lograban mantener lo que ellos conocían como el Tawantinsuyu los españoles hablaban de la Conquista del Perú.

Los registros contemporáneos eran inconsistentes: Perú, Biru, Virú, Pirú y Berú aparecieron en las primeras crónicas y relatos de la Conquista. Al igual que el Nuevo Mundo en sí, la palabra estaba en movimiento. Sin embargo, «Perú» iba a ser un nombre duradero, a pesar de sus inciertos orígenes.

pizarro going to peru

La Etimología del Perú: Dos teorías

Los historiadores han propuesto o apoyado varias teorías etimológicas desde la Conquista. Dos teorías, sin embargo, han ganado mayor tracción que el resto:

El pescador de Garcilaso

Garcilaso de la Vega (1539-1616) fue uno de los primeros historiadores en abordar la etimología del «Perú». Garcilaso, comúnmente conocido como «El Inca», era hijo de un conquistador español y una mujer de la nobleza incaica. Su Comentarios Reales de los Incas publicado en 1609, sigue siendo uno de los relatos contemporáneos más importantes de los Incas y de la conquista española.

En el primer volumen de su Comentarios Garcilaso ofrece una de las primeras respuestas sobre por qué Perú se llama «Perú». Según «El Inca», un grupo de exploradores españoles desembarcaron en la costa del Pacífico, al sur del ecuador, donde se encontraron con un pescador nativo en la desembocadura de un río.

Sin ningún intérprete a mano, los españoles intentaron preguntarle al pescador su nombre y el nombre de la tierra en la que se encontraban. El nativo respondió que su nombre era Berú y que el lugar donde se encontraba era Pelú (que, según Garcilaso, era la palabra local para «río»).

Los españoles se alegraron de tomar a los Berú y Pelú como nombre de la región, que a su vez se convirtió en Perú. Garcilaso fecha este encuentro a 1515 o 1516.

Pascual de Andagoya y el Cacique Birú

En 1522, un conquistador español llamado Pascual de Andagoya navegó hacia el este a lo largo de la costa de Panamá. Llegó al Golfo de San Miguel, donde visitó el asentamiento indígena de Chochama. Los habitantes de Chochama hablaron a Andagoya de una provincia más al sur, una provincia llamada Birú.

Después de recoger refuerzos, Andagoya se dirigió hacia el sur a pie durante seis o siete días hasta llegar a la región de Birú, desconocida hasta entonces. El cacique (líder tribal) de la región también se llamaba Birú.

En este momento – 10 años antes Francisco Pizarro comenzó su Conquista del Perú – la región conocida como Birú marcó uno de los puntos más meridionales conocidos por los españoles. A pesar de estar bien situada al norte del Imperio Incaico, la palabra Birú, que a su vez se convirtió en Perú, llegó a significar todo lo que estaba al sur.

En el momento en que Pizarro comenzó su exitosa incursión en el corazón de los Incas, lo que los Incas conocían como Tawantinsuyu los conquistadores llamaron «Perú».

Perú: Un nombre para una nación en cambio

De los dos relatos, la versión de Pascual de Andagoya tiene más peso como fuente. A pesar de escribir su relato de Birú unos 15 años después del evento, Andagoya proporciona los detalles de primera mano que Garcilaso carece en este caso en particular.

Cualquiera que sea el origen exacto, una cosa parece casi segura: los propios Incas no usaron la palabra «Perú». Como señala el historiador peruano Raúl Porras Barrenechea (1897-1960) en El Nombre del PerúPerú» no es una palabra de la lengua quechua (la lengua de los Incas).

El «Perú», por lo tanto, no era de origen incaico ni español. Era, básicamente, un huérfano.

A pesar de ello, o quizás debido a ello, se trataba de demostrar que era un nombre duradero para una nación cambiante. El Virreinato del Perú fue creado en 1542, dando a la palabra estatus oficial y desplazando a las regiones administrativas de Nueva Castilla y Nueva Toledo que sonaban claramente españolas.

Más tarde, tras la lucha por la independencia, nació la República del Perú. Ambas ocasiones podrían haber dado lugar a un cambio de nombre, pero no se produjo tal cambio.

La continuidad del nombre -incluso frente a grandes trastornos- puede deberse, al menos en parte, a sus inciertos orígenes. En un artículo para El País Jesús A. Cosamalón hace una observación interesante:

«Curiosamente, el nombre «Perú» tiene la ventaja de no referirse a ningún territorio o grupo indígena en particular; es políticamente «neutral», no puede ser reivindicado por nadie en particular y permite la continuidad entre el pasado colonial y la Independencia».

Comparte en:

Lee acerca mas del Perú